• Centro Amor Propio

Las Falsas Metas Sexuales


El sexo posee un altísimo tráfico en internet, el mercado y el marketing, trayendo consigo ideas de libertad y autonomía, generando también nuevas posibilidades y necesidades, ya sean positivas o negativas, con o sin exageraciones, pero que independiente del punto de vista que se le mire, el hecho es que aparecen cosas nuevas, las aprendemos y transformamos nuestra sexualidad.


El problema está en que gran parte de este flujo de información despliega escenas poco realistas, en que cuerpos voluminosos y expansivos, que parecen ser extraterrestres, de otro mundo, que con tan solo tocar la punta de la nariz o con una mirada, sienten orgasmos, se erectan y eyaculan con extrema facilidad.


¡Oh my God! un cuerpo que siente automáticamente y se acelera de inmediato, una verdadera máquina sexual que consciente o inconscientemente, buscamos igualar.

La cuestión es ¿cómo aprendemos lo que vemos?



Imaginémonos que esa misma sensación de aceleración, donde el deseo de llegar a la meta, la penetración, el orgasmo y eyacular con tan solo la mirada, es lo que deseas igualar, pero pregúntate: ¿Dónde está tu autenticidad en el sexo? ¿Dónde queda el multiverso de sensaciones que puedes disfrutar previo a la meta? ¿Será que estamos a años luz de generar esta reflexión?


En el Centro Amor Propio nombramos a esto como “Las Falsas Metas Sexuales”, que son el deseo sexual automático de la penetración, el orgasmo y la eyaculación como si fueses una verdadera máquina sexual, sin afectividad amorosa y empática, siendo solo un trozo de carne para pasar el rato y descarga facilidad. ejemplo, esta necesidad de fantasía sexual, que al principio puede sentirse deliciosa, sobre todo cuando estás en etapa de conocer a alguien, porque te aumenta la autoestima y el ego, pero en ocasiones se confunde con el sexo salvaje que son dos cosas diferentes. Este último consiste en dejar llevar tu cuerpo hasta el límite de las sensaciones, percibiendo todo con autenticidad, sintiendo las feromonas, la textura de la piel, los fluidos, el volumen de los sonidos, colores, olores, posturas sexuales fuera de lo habitual, etc. en absoluta libertad.

Las Falsas Metas Sexuales tienen múltiples expresiones y pueden ser vistas de diferentes ángulos tales como:

  • Competencia entre los sexos

  • Solucionar problemas de la relación a través del sexo

  • Cuando sientes obligación a tener sexo por el compromiso de relación

  • Por descarga basada en el mito “si no lo hago seguido pierdo la virilidad o el training”

  • Por obligación basada en el mito “los hombre siempre tienen ganas”

  • Por el deber de cumplir sexualmente en el mes

  • O por una necesidad de recrear la fantasía de tener sexo como «los extraterrestres».

Todas estas situaciones conllevan un alto costo y son a veces difíciles de manejar, pues no solo fracturan el vínculo, sino también la propia sexualidad.


Pero ten presente que las "metas" o las expectativas de penetrar, tener orgasmos y eyacular son metas disfrazadas y muy engañosas, que se entre mezclan con la fantasía del polvo ideal, y que con el tiempo puede provocar ansiedad, angustia, inseguridad o miedos para sentir las emociones y el propio cuerpo, en la conexión con la pareja.


Nuestro Tip es intentar hacer tu observación personal antes, durante y después del sexo, o sea mirar "in situ" tus motivaciones y reacciones en la cama. Una vez hecha esta consciencia, puedes ir un poco más allá y ser capaz de salir de tu zona de confort alejándote de estas falsas metas, con ayuda profesional si fuera necesario.


Ten en cuenta que toda relación de pareja va evolucionando con el tiempo, así como también los gustos o intereses para tener sexo pueden cambiar. Lo importante es cada cierto tiempo chequear a nivel individual cómo te sientes individualmente en tu sexualidad y de acuerdo a eso, establecer nuevos códigos, reales y auténticos, en tu cama.


¿Te gusta lo que lees?


Texto redactado por Karla & Iván del @centroamorpropio


185 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo