• Centro Amor Propio

¿Qué es el sexo tántrico?


En el camino de búsqueda o exploración de la sexualidad, aparece frecuentemente el tema del Tantra y el sexo tántrico como interés, ya sea de forma individual o en pareja, pero ¿qué es en realidad el sexo tántrico y qué puedes esperar al tener esta experiencia? Te lo contamos aquí


Uno de los principales mitos en torno al Tantra es la creencia de que se trata de prácticas eróticas, sensuales o sexuales, lo cual solo exagera el morbo en torno al sexo. Lo que ocurre en realidad es que las prácticas tántricas y neo tántricas incorporan al cuerpo, la sexualidad y la energía sexual como una dimensión natural del ser, tal como los demás aspectos de la vida.


Es decir, tan importante como son la mente, las emociones y la energía, las dimensiones sutiles o invisibles del ser, lo son también el cuerpo y sus manifestaciones, las dimensiones físicas o concretas. Además esto es entendiendo a la persona no como una simple suma de diferentes aspectos independientes, sino como un todo integrado. Desde el cuidado básico y salud del organismo hasta la experiencia profunda con el propio cuerpo.

Si desde el punto de vista externo, el Tantra y sus prácticas tienen un tinte sexualizado, erótico o sensual, lo que se vive realmente en el Tantra con el cuerpo, las sensaciones placenteras y el sexo son parte de una experiencia más profunda.

Así el sexo pasa a ser algo importante para el cultivo del bienestar y desarrollo humano, personal y de consciencia. Entonces se supera de esta forma la visión que culturalmente tenemos sobre el sexo, con creencias cargadas de culpa, morbo, miedo, vergüenza o dolor… hacia una experiencia más amorosa con nosotr@s mism@s y con nuestras parejas.


¿Qué esperar entonces del Sexo Tántrico?

Soltar la mente de expectativas es fundamental para una experiencia con sexo tántrico, todo aquello que hemos aprendido y experimentado del sexo es recomendable dejarlo fuera, como la penetración, posturas sexuales y fantasías. Cada vez que te fijas una meta u objetivo en el sexo, dejas de estar atento a lo que te pasa justo en ese momento y te pierdes del presente, proyectándote hacia el futuro. Esto se vuelve peor cuando estas expectativas no se cumplen! Y tienes que lidiar con la frustración que se genera al no lograr u obtener lo que querías.


¿Cómo es el sexo tántrico?


El sexo tántrico incluye la respiración y el movimiento consciente, es decir en el encuentro sexual el ritmo de la respiración es más lento y profundo, de modo que tu cuerpo y mente se relajan, permitiendo tener mayor consciencia de lo que ocurre en todo el cuerpo, no sólo en las zonas erógenas y los genitales. A su vez el movimiento es suave y fluido, en sintonía con la respiración y la relajación del cuerpo y la mente, esto permite el flujo de la energía de forma más amplia y evita que se concentre sólo en zonas específicas.



Para tener sexo tántrico es importante la conexión, esto se logra con un ritual o meditación que ayude a preparar el cuerpo, mente y energía, para disponibilizar nuestro ser a una experencia profunda. Mirarse a los ojos y respirar profundamente durante un tiempo genera sintonía energética y conexión emocional en la pareja.



La cercanía física, el tacto consciente y los canales sensoriales son tus aliados. Dale espacio con calma y atención a las caricias sutiles, a la exploración de las sensaciones físicas, olfativas, visuales y gustativas, todo sin prisa, no hay que correr.


Una postura ideal para esta experiencia puede ser la postura Yab Yum, donde una persona sentada en postura de loto con las piernas cruzadas, recibe a la otra que se sienta sobre sus piernas y le abraza con manos y piernas. Si no es posible recibir a la otra persona sobre las piernas está la alternativa de solo sentarse de frente con el torso lo más pegado posible y una persona pasa las piernas por sobre las de la otra. Esto puede ser con o sin penetración, ya que no es el objetivo, lo importante es la conexión, la sintonía y fluidez, permitiendo que ambas personas se sientan cómodas.



No hay una pauta, meta o resultado esperado, pues la idea es disfrutar del viaje, del paseo en conexión con la pareja, sin prisa. Se trata de una experiencia única cada vez y lo mágico es justamente eso, permitir que cada encuentro entregue algo diferente, nuevo, ya sea a nivel físico, mental o energético.


¿Te atreves a probar la experiencia? Rompe al menos una vez tus patrones usuales y vé qué de nuevo hay en tí y en tu pareja, siempre hay algo para descubrir.

75 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo