• Centro Amor Propio

Sexo consciente sin barreras…

en el @centroamorpropio

Desde la infancia aparecen los primeros cuestionamientos sobre la sexualidad y el sexo. Etapa natural donde exploramos nuestra genitalidad y nos preguntamos cómo nacen los bebés; porqué los niños y las niñas son diferentes…etc. Sintonizamos y aprendemos de quienes están a nuestro alrededor, emergiendo infinitas expresiones y variaciones sobre este tema, las cuales vamos manifestando en nuestras relaciones y vida sexual.

Lo maravilloso de nuestra especie humana, es que somos adaptables a los cambios, evolucionamos adquiriendo nuevas e inimaginables formas de transformación personal. Por ejemplo, si tenemos un tema psicológico relacionado con un trauma y/o disfunción sexual, éste se trabaja en terapia y se puede resignificar. En tal caso, se refuerza el coraje, la valentía, la resiliencia y la autoestima.

Y en otra situación, si deseamos aprender más sobre el propio cuerpo, mejorar las relaciones afectivas y los encuentros sexuales, podemos leer algún libro, ver un documental, tomar un taller o un proceso de sex coaching para descubrirse y comprenderse más.

En cualquiera de estas dos instancias, sea de aprendizaje o de sanación, la forma de observar el propio sexo puede ser revolucionaria y ser una poderosa llave para la evolución interior. No olvidemos que el sexo se puede manifestar como una conformación física y orgánica-biológica de lo femenino y masculino que converge con lo psíquico, emocional, comportamental y relacional, por ende no solo involucra a quien lo vive, también su entorno.

Históricamente, el sexo y la espiritualidad han sido un tema polémico, porque para las religiones dominantes, el sexo es reprimido y censurado, asociado a placeres mundanos y de naturaleza pecaminosa. Sin embargo, asociado a la fertilidad, al eros y el placer, el sexo también es parte natural de nuestra de energía sexual (la energía de la vida) que se mueve y conecta a través de los genitales, las glándulas y los centros energéticos, que con o sin el acto sexual y a través de una deliciosa meditación tántrica es posible experimentar el amor incondicional.

Aquí el sexo de forma consciente rompe las barreras educativas erradas y no tratadas, religiones castrantes y patriarcales. Acelerando la transformación personal e intensificando el crecimiento espiritual. En las meditaciones tántricas, por ejemplo no se exige penetración, tampoco erección, ni excitación, ni orgasmos, ni eyaculación. Solo se vivencia lo que acontece dentro de si misma(o) sin expectativas ni condicionamientos. Y antes de penetrar o ser penetrada(o) la persona necesitará desenvolver todas sus habilidades sensoriales y estar en equilibrio, para sustentar su propio placer y entregarse libremente en compenetración sin ansiedad, miedo, vergüenzas, ni tensiones.

¿Te gustaría comenzar un camino de sexo consciente?


Con amor y alegría


Texto redactado por Karla & Iván


#tantra #sexualidadconsciente #conexión #amorpropio


Revisa en sesión individual, sesión para pareja y/o Talleres para Ellas, Ellos, Parejas, Masaje Tántrico.

108 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo