¿Qué es el Tantra?

El Tantra es un concepto amplio y antiguo, para describirlo y explicar su significado se puede escribir en extenso sobre él, más habrá cosas que no se podrán expresar en palabras y será necesaria la propia experiencia para comprenderlo… El Tantra es ancestral y al oírlo suena a oriente, a india y su milenaria cultura. Está también envuelto en un velo de exótica atracción, de sensualidad y ritos, la sexualidad es un tema importante en el Tantra, pues se trata de una energía poderosa y movilizadora.

 

En su origen, “tantra” es una palabra sánscrita que se refiere a la urdimbre de hilos en la cual se teje la trama para convertirse en una tela. Así mismo, el término “tantra” está relacionado con el concepto de tejer y con palabras como “hilo”, “trama” y “tela”. El nombre Tantra corresponde a una metáfora, que busca dar a entender que existe un tejido, una red o conexión entre todo lo que nos constituye, entre nuestro mundo interno y el mundo externo.

 

El Tantra posee un profundo sentido espiritual, entendido como una forma de ver la vida, de conectar con nosotros mismos, con otros y también con el todo o con una consciencia universal, se trata de una vía espiritual que busca la unidad en un amplio sentido. Sin embargo, no se trata de una religión o secta, más bien lo podemos entender como una forma de acceder al potencial humano, digamos una tecnología espiritual en cuanto a sus prácticas y una filosofía espiritual en cuanto a su sabiduría.

 

Los estudios de los manuscritos en sánscrito indican que el Tantra se originó como un fenómeno religioso dentro de la cultura Hindú, el cual se difundió a través de otras culturas y religiones asiáticas, impregnando en su difusión a las diversas formas religiosas y filosóficas de la India: hay un tantrismo hindú, budista y jainista.

 

Respecto a la época en que se originó no existe un consenso, pues si bien la primera evidencia concreta se remonta hace unos 1500 años atrás, el florecimiento del Tantra dentro de diferentes tradiciones espirituales en su propagación marca el inicio de diversas escuelas Tántricas. Existen además teorías que afirman un origen más antiguo y cuya data estaría alrededor de los 10.000 años, pues el Tantra contiene muchos elementos arcaicos, algunos son tan antiguos como las cuevas paleolíticas de Europa.

 

La sabiduría del Tantra en la actualidad tiene muchas expresiones y variantes, desde las tradiciones antiguas que persisten aún en India, así como también en otras formas de espiritualidad que han adoptado su filosofía y prácticas. En occidente junto a la llegada de diferentes maestros y por el interés que generan las culturas milenarias de asia, ha florecido en diversos lugares del mundo dando origen a escuelas y visiones sobre el Tantra.

Tantra, Sexo y Sexualidad

 

La sexualidad es una dimensión transversal, fundamental y central en la vida de las personas. Desde diferentes perspectivas, en la sexualidad está incluído lo afectivo y lo relacional y las emociones; la salud física, lo reproductivo y funcional desde la medicina; la relación consigo mismo(a) y con el propio cuerpo, así como la relación con un otro(a) y con otro cuerpo; está involucrada la piel, la genitalidad, los sentidos, lo erótico, el placer y la pareja; así también la maternidad, la familia y la sociedad en su conjunto; está el imaginario colectivo y los modelos establecidos sobre la sexualidad y también la diversidad; está lo mitológico, las grandes estructuras culturales y filosóficas que nos organizan en torno a lo que significa el sexo en cada cultura; la sexualidad impregna lo político, el género y los roles…  A todas luces la sexualidad abarca algo mucho más amplio que simplemente el coito y la genitalidad.

 

Es importante desmitificar la relación que existe entre Tantra, el sexo y la sexualidad, pues en nuestra cultura occidental es común que se asocie al Tantra directamente con sexo o con fantasías sexuales. Por ejemplo se cree que el Tantra es solamente una forma de tener sexo, o que solo sirve para sentir más placer, que se busca tener orgasmos múltiples o hacer intercambio de pareja (swinger), entre otras ideas desinformadas. Se ofrecen también servicios sexuales bajo la categoría del Tantra, pero que son en realidad una forma de llamar la atención y provocar la fantasía del cliente. Sin embargo, el Tantra no se trata de generar este tipo de prácticas de carácter hipersexualizado. La importancia y significado del sexo en el Tantra es diferente.

 

El sexo no es visto de la misma forma dentro y fuera del Tantra, pues incluye en sus prácticas, conocimientos y su filosofía al sexo, pero lo hace desde una perspectiva y con una visión espiritual y de desarrollo. Cumple una función especial, ya que busca hacer de la actividad sexual y la energía sexual una vía a través de la cual poder enfocarse hacia un estado trascendente. Se busca alcanzar la iluminación través de las transformaciones experimentadas en el cuerpo físico y el cuerpo sutil (espiritual o energético) durante la activación de la energía sexual.

 

Es decir, el sexo y la sexualidad forman parte del Tantra, pero como algo más grande que lo físico y/o lo psicológico, sino que apela a lo más profundo del ser humano y la existencia misma, es decir se trata de una de las vías dentro del Tantra.

* Este artículo es realizado a partir del estudios e investigaciones realizadas por Karla & Iván del Centro Amor Propio de Tantra y Bienestar en Sexualidad.

Suscríbete

Síguenos en:

  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram

Tus dudas o consultas a :

contacto@centroamorpropio.cl

 

2020 Centro Amor Propio

Santiago de Chile