top of page

¿Qué es sexual o no sexual?

Es una pregunta que aparenta tener una respuesta sencilla, pero su respuesta es más profunda, ya que hay conceptos importantes que son más amplios de lo que parecen y muestran una mayor profundidad si comenzamos a reflexionar sobre algunos puntos.


Una pareja se mira sonriendo recostada en la cama

Lo primero es ampliar el concepto de sexualidad


Una de las principales barreras para poder responder esta pregunta es establecer de forma más clara lo que se entiende por sexualidad. No es una respuesta corta, pues la sexualidad abarca diversas dimensiones en la vida de las personas, por ejemplo el sexo biológico, la identidad de género, las prácticas y preferencias en la sexualidad, la formas de establecer vínculos afectivos, los aprendizajes y las expectativas en torno al sexo, las creencias personales, el contexto cultural y familiar, y un largo etcétera. Es decir, no se restringe solamente a lo genital o a lo que ocurre en la cama.


Se puede pensar en aspectos que tengan que ver con lo físico, lo emocional, lo mental, lo energético y espiritual. Sin embargo, independiente del enfoque que se utilice, no hay una línea clara que delimite a cada uno y más bien lo que aparece es una interconexión compleja e individual, entre lo que cada persona ha vivido y de lo que ha logrado tomar consciencia.


Una pareja se abraza con los ojos cerrados y recostados en la cama

El sexo no es solo penetración


Las prácticas en la sexualidad son muchísimas y la penetración es solo una de ellas. Sabemos que tiene un peso histórico, evolutivo y cultural que le hace tener mucha importancia en la sexualidad, además de ser una práctica placentera (si se realiza con preparación, cuidado y consentimiento), pero también debemos comprender que ese mismo énfasis genera también condicionamiento, dependencia, obligación, presión, dolor e incluso abuso.


Aprender a disfrutar del placer sexual con mayor diversidad de posibilidades, más allá de una o algunas prácticas en específico, ayuda a ampliar el repertorio sexual, además de ser un crecimiento importante a nivel íntimo y personal. Se logra a través del autoconocimiento, exploración, comunicación y aceptación de si mismo, entregando como beneficio una mayor seguridad y confianza en la sexualidad.


Intimidad, consentimiento y placer


Una pareja tomada de la mano recostada en la cama se miran sonrientes

Una práctica sexual, ya sea individual o en pareja, se da en una conexión íntima, que necesita de espacio seguro y cómodo, en un contexto especial y con una disposición específica, pues permitimos manifestaciones del cuerpo y las emociones que no mostramos en otros contextos. Esto nos permite sentir y expresar de forma más intensa, pero al mismo tiempo esta apertura nos deja más expuestos y vulnerables, a nivel físico, emocional y energético.


Por eso es fundamental el consentimiento, es decir que practicar aquello que realmente quieres, no debido a la presión u obligación, no por cumplir, sino por propia voluntad y deseo. El consentimiento es también reversible, es decir que si en algún momento te sientas incómoda(o) o no quieras continuar, puedes parar.

Finalmente, lo sexual o no sexual es algo que necesitamos entender a nivel personal, ampliando algunas miradas para incluir aspectos no considerados o tomar mejor consciencia de ellos, así como también de liberar la presión sobre algunas prácticas y aprender a disfrutar de formas más diversas.


Entonces, la pregunta se devuelve y queda para ti


¿Qué es lo que tú entiendes por sexual o no sexual?


Centro Amor Propio®

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page